Saltar al contenido

Técnica metamórfica

terapias

Técnica metamórfica

La técnica metamórfica, también llamada terapia de masaje prenatal o metamórfica, es una terapia manual descubierta por el reflexólogo inglés Robert St. John.

Consiste en un suave masaje en un área particular del pie, las manos y la cabeza. En estas zonas reflejas se representa en todo el cuerpo como un todo: cuerpo, energía, emociones y mente.

El propósito de la técnica es eliminar los patrones metamórficos negativos también llamados nodos o estrés, que se encuentran en nuestras capas vibratorias, es decir, en ese todo orgánico: dolencias físicas, miedos, ansiedad, angustia, etc. se alivia o se cura en algunos casos.

Segun Robert St. John descubrió la Técnica Metamórfica, durante los nueve meses de gestación, es decir, desde la unión de la esperma y el óvulo hasta el momento del nacimiento, incorporamos en nuestro ser a nuestros padres patrones, antepasados, y los nuestros, es decir, se asientan para lo que podríamos llamar nuestra propia “mochila”, que definimos como seres humanos el resto de nuestras vidas, tanto positivas como negativas.

La Técnica Metamórfica es eliminar esos patrones que nos afectan física y psicológicamente, y nos impide evolucionar como seres humanos. Increíblemente en ciertas áreas del cuerpo está representado a través de nuestro microcosmos, y es a través del tacto suave en estas áreas, ya que podemos liberarnos de esos patrones negativos o nudos que están anclados en el centro de nuestras vidas.

Aunque la terapia está indicada para casi todos los tipos de dolencias y problemas, es especialmente adecuada para todos los trastornos emocionales, retraso mental, enfermedades degenerativas y dolencias graves.

Para resumir, la técnica metamórfica es un camino hacia la autocuración, una disciplina revolucionaria que baja de lo abstracto a lo concreto, y trata de deshacer los nudos del estrés que nos impiden evolucionar, impidiendo nuestro desarrollo con plenitud.

La técnica metamórfica se puede utilizar en todo el mundo, es suave, sin contraindicaciones y efectos secundarios, y eso hace que, en una terapia ideal para cualquier tipo de dolencia, la use como terapia primaria o soporte para otros tratamientos.

Podemos tener una idea de la técnica metamórfica al observar cómo se expresa la vida en la naturaleza. ¿Cómo saben una bellota y una oruga cómo convertirse en un roble y una mariposa? La bellota y la oruga tienen este conocimiento dentro de ellos mismos. Una inteligencia y una fuerza están trabajando para facilitar el potencial de ambos para que puedan transformarse en nuevas formas de vida. De la misma manera, la forma de vida que experimentamos hoy se puede expresar en formas diferentes y más ricas.

En el caso de la bellota y la oruga, la vida simplemente se revela en diferentes formas. Sin embargo, al igual que la transformación se expresa en el nivel físico, existe la posibilidad de que ocurra también en el nivel emocional o consciente. En otras palabras, un “cambio de corazón o un cambio de mentalidad” también puede ocurrir naturalmente cuando de repente nos encontramos en una relación más satisfactoria con nuestra vida y con el mundo circundante.

En la práctica de la Técnica Metamórfica, el practicante utiliza un toque ligero y no invasivo en áreas específicas de los pies, las manos y la cabeza, mientras que al mismo tiempo proporciona un espacio libre de cualquier dirección dirigida a un resultado particular. En este sentido, el fundador de esta técnica, Gaston Saint-Pierre, definió la Técnica Metamórfica simplemente como una práctica de desapego. El profesional no aborda los síntomas o problemas específicos, no impone su voluntad, o busca dirigir la vida del receptor de ninguna manera. De esta forma, se puede crear un entorno en el que la fuerza y ​​la inteligencia de la persona se reconocen como las mejores guías para la singularidad de la vida de cada persona.

Los profesionales no pueden prever o garantizar lo que sucederá después de una sesión, porque esto depende de la singularidad de la vida de cada persona. Las personas pueden sentirse llenas de energía o más relajadas o ambas cosas, pero los practicantes no tienen expectativas de que haya una forma correcta o incorrecta de sentirse después de una sesión.

La técnica metamórfica es adecuada para cualquier persona, independientemente de la edad, los eventos o la situación de la vida personal.

Los practicantes no hacen afirmaciones sobre la Técnica, aunque de hecho muchas personas después de recibir sesiones informaron una variedad de beneficios. En algunos casos, las personas informan cambios que son inmediatamente perceptibles, mientras que en otros son más sutiles. Pueden variar desde sensaciones genéricas, como sentir más energía y confianza, hasta mejoras en la salud física, mental o emocional; el abandono de viejos hábitos o la liberación gradual de heridas del pasado.

Más Terapias Manuales .

terapias

Fisioterapia

terapias

Kinesiología