Saltar al contenido

Kinesiología aplicada

Terapia vibracional

Kinesiología, también conocida como biomecánica, es el estudio del movimiento corporal. La kinesiología aplicada (AK), también conocida como prueba de fuerza muscular, es un método de diagnóstico y tratamiento basado en la creencia de que varios músculos están ligados a órganos y glándulas particulares, y que la debilidad muscular específica puede indicar problemas internos distantes como daño a los nervios, reducción del suministro de sangre, desequilibrios químicos u otros problemas de órganos o glándulas. Los médicos afirman que al corregir esta debilidad muscular, puede ayudar a curar un problema en el órgano interno asociado.

Para qué se utiliza la kinesiología

Los practicantes afirman que la kinesiología aplicada se puede usar para diagnosticar y tratar problemas del sistema nervioso, deficiencias o excesos nutricionales, desequilibrios en las “vías de energía” del cuerpo (conocidas en la medicina tradicional china como meridianos) y muchos otros problemas de salud.

La teoría de AK fue desarrollada por George Goodheart, Jr., un quiropráctico de Michigan que comenzó a escribir y dar conferencias sobre las ideas en 1964. Los practicantes de kinesiología aplicada a menudo son quiroprácticos, pero también pueden ser médicos osteópatas, dentistas o incluso médicos convencionales. De acuerdo con el Colegio Internacional de Kinesiología Aplicada (ICAK), los profesionales deben primero ser entrenados en los respectivos campos antes de que puedan estudiar kinesiología aplicada en un entorno de posgrado.

Si bien los usos sugeridos de AK varían desde dolor abdominal hasta cáncer, diabetes, dolor de cabeza, discapacidades de aprendizaje, osteoporosis, enfermedad de Parkinson, vértigo y muchos otros problemas de salud, la evidencia científica que demuestra la seguridad y eficacia de AK para estas afecciones es limitada, en el mejor de los casos.

Visita a un practicante de kinesiología aplicada

Una visita comienza con un historial médico detallado. A continuación, las pruebas comienzan con procedimientos que generalmente incluyen determinar los cambios en la presión arterial desde la posición sentada hasta la posición de pie que, de acuerdo con ICAK, pueden indicar desequilibrios en el cuerpo. Siguen exámenes específicos, como pruebas de sensibilidad de la piel, reflejos y equilibrio.

Los practicantes también pueden observar la postura, el andar y el rango de movimiento del paciente. Después de que estas pruebas se completen, la fuerza muscular se prueba contra la presión ejercida por el médico. Si el músculo soporta la presión, se considera “fuerte” o “bloqueado”; aquellos que dan paso a la presión se consideran “débiles” o “desbloqueados” y se consideran indicativos de un problema. ICAK considera que el uso de la prueba de fuerza muscular solo es un abuso de AK, generalmente por parte de profesionales que no han sido entrenados y certificados adecuadamente.

La organización sostiene que las pruebas musculares deben realizarse solo como parte de un examen de diagnóstico completo. Además de las pruebas musculares, los practicantes de AK también pueden presionar sobre los “puntos gatillo” para ver si conducen a la debilidad muscular.

Cuando se usa AK para determinar si un alimento en particular u otra sustancia debilita (o fortalece) a un paciente, la comida puede colocarse debajo de la lengua o sostenerse en la mano cuando se examina un músculo.

Algunos profesionales también pueden evaluar el bienestar emocional al probar la fuerza muscular mientras el paciente se imagina estar en una situación preocupante o tensa o con una persona problemática.

Los tratamientos asociados a AK van desde masajes profundos, manipulación y realineación de articulaciones, terapia craneosacral y acupuntura hasta terapias nutricionales y manipulación dietética.

A continuación mas Terapias Vibracionales .

terapia vibracional

Quantum SCIO